El hombre que vivía debajo de la cama

12189884_10156097183135198_4637367560896592953_n

Artículo publicado en Neupic

Mi vecina del cuarto izquierda entró en el portal precipitadamente y me empujó con tal violencia que me hizo tambalear. Oprimía contra su pecho una enorme calabaza de Halloween. Al mostrar mi interés por semejante fenómeno hortícola, me explicó que debía colocarla debajo de su cama. Y, después de asegurarse de que nadie nos oía, me contó esta increíble historia que me hizo dudar de su salud mental.

Sucedió en la noche de Halloween del pasado año. Estaba ella sentada en el sofá de su casa viendo una peli, entrada ya la noche, cuando de pronto hubo un apagón. Encendió los candelabros de plata de su abuela pero, al comprobar que nada podía solucionar, decidió acostarse con la esperanza de que al día siguiente estuviera solucionada la avería.

Estaba tan cansada que pronto se quedó dormida pero, de madrugada, le despertó un ruido extraño que procedía de debajo de su cama. Dominada por el pánico, se tapó la cara con la sábana y contuvo la respiración por si lo escuchaba de nuevo. Esperó unos instantes, que se le hicieron eternos, y decidió armarse de valor para afrontar el peligro que sin duda alguna le acechaba. Así pues, se libró del edredón, respiró profundamente y con las manos apoyadas en el borde del colchón inclinó lentamente la cabeza hacia el suelo para mirar por debajo de la cama. Pero no vio nada. Volvió a arroparse y, tras unos breves instantes, el ruido volvió a sonar cada vez más fuerte y la cama comenzó a temblar como si fuera a presentarse, de un momento a otro, el mismo diablo. De pronto, una siniestra silueta se reflejó en la pared iluminada por las velas y un hombre vestido de negro con sombrero de ala ancha y nariz aguileña se mostró de un salto delante de ella. Mi vecina gritó con todas sus fuerzas pero al observar que el hombre le sonreía afablemente, dejó de hacerlo.

 –¿Por qué gritas? –le dijo– No voy a hacerte ningún daño.

El hombre le explicó que cumplía los deseos de los dueños de las camas en donde vivía. La persona sólo tenía que escribirlos en un papel y depositarlo cada noche en el sombrero que previamente dejaría en el suelo.

 –¿Dónde está el truco? –preguntó mi vecina entre asustada, incrédula y perpleja.

– No hay truco, pero sí trato. La próxima noche de Halloween yo dejaré mi sombrero debajo de tu cama que tú deberás sustituir por una calabaza. Si no lo haces, dejarás de ser mi dueña y tus deseos no se harán realidad.

Es verdad que durante el último año mi vecina llevaba una vida de lujo y capricho: coches deportivos, ropa de marca, joyas, viajes… Además, siempre se le veía del brazo de un hombre muy apuesto al que nadie conocía. Según contó a sus incrédulas amigas, había resucitado a su primer amor muerto en un desafortunado accidente de coche. “Aunque ya no era el mismo”, decía.

Tras relatarme su alucinante historia, tomó sonriente el ascensor. Pensé que mi vecina desvariaba o que me había gastado una pesada broma.

Hoy nos hemos visto de nuevo en el rellano de la escalera. La mostraba una cara pálida y ojerosa, un pelo canoso y sin brillo y una ropa raída y sucia.

–¡Menudo aspecto traes! La fiesta de Halloween fue anoche –le dije en tono burlón.

–No tiene gracia. Anoche hubo otro apagón en mi casa y al estar todo en penumbra no encontré la calabaza y no pude llegar a tiempo de colocarla en el sombrero.

Y así fue cómo los deseos de mi vecina se esfumaron, al igual que el hombre vestido de negro de debajo de su cama. De la noche a la mañana dejó de ser una mujer brillante, sociable y rica para convertirse en anodina, solitaria y pobre. Mi vecina fue demasiado ambiciosa y no se esforzó lo suficiente por conservar lo que tenía. Una verdadera pena.

Un año después, la magia de Halloween invade las calles de la ciudad. Mi casa sufre un repentino apagón que aprovecho para irme a dormir. De pronto, un fuerte ruido me despierta y caigo presa del pánico. En la penumbra de mi habitación, distingo su silueta. ¡El hombre vestido de negro viene a por mí!



Categorías:Ficción

Etiquetas:, , , , , , ,

2 respuestas

  1. No escribas estas cosas que me dan miedo!!! jeje

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Manjar de hormiga

Blog de periodismo narrativo de Alicante

Seguridad y Redes

Página personal de Alfon.

Mundo libre

La poesía es la casa del ser.

Paul Bernal's Blog

Privacy, Human Rights, Law, The Internet, Politics and more

Relatos Encallados

..........en algún lugar perdido de mi particular Singladura por la enigmática zona del Hemisferio que abarca las Áreas de Broca y Wernicke..........

Dame tres minutos

Hablemos un rato, pensemos en voz alta, sin complejos: dame tres minutos

GALDIN

Tras miles de años de paz y armonía, una guerra entre dos razas desata la desolación en un territorio que quedará yermo. Tras tanto odio, muertes y residuo del poder arcano, surgirá un mal que hará que las razas que viven en Rahaylimu se unan de nuevo para combatirlo.

julesversolibero

La vida es una comedia que siempre acaba en tragedia

bigdatajunki

data driven journalism

ComunicaCior, un blog de Iñaki Ciordia

Opiniones y reflexiones sobre lo que acontece en los medios de comunicación. Prevenido. Tres, dos, uno... ¡Estamos en el aire!

Papá de una niña con Síndrome de Down

... y al efecto que produce en mi vida le he llamado el Síndrome Up... yo lo tengo. Espero contagiarte.

BEN TROVATO – Durban Poison

Columns, letters and rants

The Gloria Sirens

Leap Out of the Deep and Sing

King of States!

I'm Michelle. This is my blog. I write about women and fatness, expound upon semi-coherent thoughts I have in the middle of the night, and offer tough love to those in whom I am disappointed; they are legion.

Idiot Joy Showland

This is why I hate intellectuals

Y llegaron los taitantos

Reflexiones de una casi cuarentona en crisis

A %d blogueros les gusta esto: